Las 4 claves del autoliderazgo: coge las riendas de tu vida

El autoliderazgo implica hacernos responsables de nuestra realidad, la cual construimos con sus posibilidades y sus límites, y con la capacidad que tenemos 
para elegir cambiarla o no. Implica autoconocimiento y fe en uno mismo, tomar conciencia de nuestro propio poder. Nuestra vida está condicionada por muchos factores, ¡pero no está determinada! Ahí radica esencialmente también nuestra libertad como seres humanos.

Autoconocimiento, proactividad, autoeficacia y objetivos: las cuatro claves del autoliderazgo Clic para tuitear

Para poder liderar nuestra vida y nuestra carrera profesional, necesitamos conocer y trabajar cuatro claves que nos permitirán orientarnos al logro y “coger las riendas”, el punto de partida esencial para ponernos en acción.

  1. AUTOCONOCIMIENTO: si no nos conocemos bien (nuestros valores, emociones, creencias, atributos personales…), no podremos gestionar nuestras capacidades para influir en nuestros resultados, y tampoco podremos comprender y trabajar con los demás. Necesitamos conocernos a nosotros mismos, ser conscientes de cuáles son nuestras fortalezas y áreas de mejora, aprender a identificar nuestros estados de ánimo y las consecuencias que éstos pueden tener en nuestro comportamiento.
  2. PROACTIVIDAD: Hay muchas cosas en las que podemos influir en nuestro día a día. En este sentido, la proactividad hace referencia a la actitud en la que la persona asume el control de su vida, toma la iniciativa y las decisiones con respecto a su desarrollo y trayectoria. Una actitud proactiva nos empodera, nos abre posibilidades de acción, nos hace sentir competentes, “poderosos” y, por tanto, nos orienta hacia el éxito. 
  3. AUTOEFICACIA: Muy ligada a la orientación hacia el éxito, debemos tener muy presente la creencia que tenemos del propio éxito, o de la capacidad que tenemos para poder conseguirlo, o lo que es lo mismo, la autoeficacia. Ser autoeficientes nos ayudará a tener una visión constructiva de nuestros errores y fracasos, centrándolos en los aprendizajes que nos proporcionan, relacionando de forma positiva nuestros logros anteriores como base de conocimiento y habilidad para conseguir nuevos objetivos.
  4. OBJETIVOS: Marcarse objetivos está estrechamente relacionado con el autoliderazgo y la orientación al logro, porque implica la constante tendencia a la concreción de los resultados deseados, manteniendo altos niveles de rendimiento y calidad. Además, implica el deseo de superar estándares propios, mejorando el desempeño pasado. Sin objetivos, difícilmente podremos diseñar una hoja de ruta; es decir, la estrategia y el plan de acción más adecuados para alcanzar los resultados que queremos conseguir.

Debemos tomar la realidad desde el punto de vista de quien se hace responsable de ella, y no como víctima de lo que nos rodea. Trabajar desde esta visión de “protagonista” nos permitirá influir más en los resultados, en aquello que nos proponemos. ¿Estás dispuesto a abordar el gran reto de autoliderarte?

Las claves del autoliderazgo y un sinfín de tips para el desarrollo de nuestras habilidades personales las encontraréis en la Edición del MOOC Habilidades para el empleo de MiriadaX que comienza el próximo 2 de octubre. Podéis inscribiros de forma totalmente gratuita en el siguiente enlace.

Posts relacionados

Cuadernos de Coaching: Marca Personal con Jane R. del Tronco y Noemí Vico
“Aprendiendo de los mejores en 10 pasos” por Francisco Alcaide
Pasión, talento y diversidad… ¡sabia combinación!

The Bold Choice

Otras Entradas

  • COMENTARIO (1)

    1. […] Las 4 claves del autoliderazgo: coge las riendas de tu vida […]

      Reply

    Deja una respuesta

    *